"Pequeños en población, pero gigantes con el balón"

Jornada 19

Fecha: 28-01-2018

C.D. Mequinenza

1 - 0

Andorra C.F.

Estadio: Las Rías

CD Mequinenza 1 - 0 Andorra CF

30-01-2018

Lo mejor del partido fue el resultado. Porque si el Andorra CF llega a ganar en Las Rías, no se sabe lo que hubiera podido pasar.

 

Da igual los partidos que lleve uno a sus espaladas, el fútbol nunca deja de sorprender. En ocasiones, como esta, para mal. Aunque lo que ocurrió el pasado domingo por la tarde en el Municipal de Las Rías de Mequinenza, poco o nada tiene que ver con este hermoso deporte que tanto amamos.

 

Ya lo avisó su técnico, Radosav Radulovic, cuando al término del encuentro en el Endeiza amenazó con un «¡Ya vendréis a Mequinenza!». Por eso es mucho más grave el espectáculo, por llamarlo de alguna manera, que se vivió el domingo en Las Rías, porque no surge de un calentón provocado por una acción del rival o una decisión arbitral. Lo del domingo fue un acto premeditado, cocinado durante cuatro meses. Los jugadores del Andorra CF ya sabían a donde iban, el fútbol aragonés es un pañuelo y aquí se conocen casi todos y durante estos meses les han ido llegando los avisos por parte de jugadores de otros equipos de lo que les esperaba en Las Rías. La expedición minera iba preparada, pero la realidad superó con creces las expectativas.

 

El comportamiento del público fue bochornoso, insultos constantes, amenazas, incluso lanzamiento de escupitajos y bebidas a uno de los asistentes, como recoge el colegiado en el acta. La expedición minera estuvo en serio riesgo de agresión ya que se vivieron momentos en los que su integridad física llegó a peligrar, pero a diferencia del Endeiza, en Mequinenza ni había fuerzas de seguridad del Estado ni se las esperaba. Por su parte el comportamiento en el área técnica local nada tuvo que envidiar al de la grada. La hostilidad fue total hacia la expedición minera en todos los estamentos del club anfitrión. Lo vivido en el Municipal de Las Rías fue un odio visceral e inaudito hacia un equipo, el Andorra CF, que hacía treinta y un años que no visitaba dicho campo. Pero lo del comportamiento fuera del terreno de juego va con la educación de cada uno, eso sí, lo que no se puede tolerar es la violencia en el terreno de juego, porque ahí se pone en riesgo la integridad física de los jugadores y algunos parecen que confunden el rectángulo con un cuadrilátero.

 

Nada de esto es una escusa por el resultado. El Andorra CF pudo adelantarse varias veces en el primer tiempo, pero erró sus ocasiones. El Mequinenza por su parte aprovechó la única que tuvo y en la segunda parte fue imposible jugar al fútbol. Lo mejor del partido, como dijo un miembro de la expedición minera, fue el resultado. Porque de haber ganado el Andorra CF, no se sabe lo que hubiera podido pasar.

 

«Un choque con asuntos pendientes del partido de la primera vuelta»

 

La crónica local habla de «Un choque con asuntos pendientes del partido de la primera vuelta», prueba irrefutable de que lo vivido en la tarde de domingo, estaba totalmente planificado y se ejecutó de forma deliberada. Un titular que parece que quiere justificar lo ocurrido el domingo y debería ser tenido en cuenta por quién corresponda y tomar las medidas pertinentes.

 

El Andorra CF volvía a Mequinenza treinta y una temporadas después de que lo hiciera como Endesa Andorra y lo hacía a sabiendas de la encerrona que se había orquestado para recibirle. Una lástima, porque el bonito detalle de sus compañeros a Francescs Peralta, al que deseamos una pronta recuperación, quedó deslucido por la peor de las caras del fútbol.

 

El Andorra saltó al césped de Las Rías con la clara intención de tomar las riendas del partido y ya en el minuto 4 Nacho Gómez ponía un centro a César, pero el remate blandito del de Setubal acababa en las manos del portero local. El Andorra dominaba y el minuto 12 Nacho Gómez estuvo cerca de inaugurar el marcador pero su volea cruzada se marchó desviada por poco. También estuvieron los mineros cerca del gol en una contra que no supieron finalizar.

 

En el minuto 18 llegó una de las ocasiones más claras para los hombres de Fran Almolda, pero el disparo a bocajarro de Diouf, golpeó en la mano de un defensor. El colegiado de la contienda, no quiso saber nada y miró para otro lado, la verdad es que no estaba el patio como para pitar un penalti en contra del Mequinenza.

 

El Andorra se mostraba muy peligroso al tiempo que el Mequinenza no encontraba la forma de inquietar a los mineros, pero en el minuto 22, volvió a suceder lo que le viene pasando al Andorra a lo largo de esta temporada. Genís peleó por un balón en la línea de fondo, pegado al córner y sacó un centro al área que remató Amine de cabeza. De esta manera los locales se adelantaban en el marcador en la primera y prácticamente única ocasión clara de peligro que tuvieron. El capitán de los verdes lo celebró mostrando una camiseta de apoyo a su compañero Francesc Peralta.

 

El gol del Mequinenza no cambio nada el juego de ambos equipos. El Andorra siguió intentándolo pero sin fortuna, teniendo el mando del partido. La más clara de todas las ocasiones, hasta el final de los primeros 45 minutos la tuvo Diouf, pero su disparó lo desbarató Icani, mandándolo a saque de esquina.

 

La segunda parte estuvo marcada por las numerosas interrupciones. Los locales cortaban el juego con continuas faltas, pérdidas de tiempo o protestas al colegiado, mientras el ambiente en la grada era más propio de un circo romano que de un campo de fútbol.

 

El Andorra intentó realizar un juego combinativo, pero era casi imposible. De hecho a pesar de volcarse sobre la meta local, en mayor medida que en la primera mitad, apenas creó peligro en la segunda. El Mequinenza por su parte abusaba del juego directo y defendía con contundencia, rozando y en ocasiones sobrepasando el reglamento. Hecho que acabó contagiando al juego del Andorra CF.

 

En el minuto 54 Eloy tuvo que retirarse lesionado y entró en su lugar Richard. Diez minutos después el que se marchaba era Nacho Gómez y entraba Toupane que venía de dos semanas sin jugar por culpa de un esguince de tobillo. Pero el punta senegalés no estrenarse como goleador con la elástica minera.

 

El juego seguía endureciéndose y el Andorra se vio envuelto en esa espiral que nada le beneficiaba, en realidad ese tipo de juego no beneficia a nadie. Desde las crónicas locales ponen como ejemplo la brecha en la ceja del local Sanuy, como si fuera el Andorra el que apostó por el juego duro. Ir por lana y salir trasquilado, dice el refranero español. Cuando se juega con esa intensidad, esa contundencia, esa inexplicable rabia, cualquiera de los dos jugadores en liza puede salir lesionado. La apuesta de Radulovic, es realmente muy peligrosa.

 

En el último cuarto de hora no pasó nada que tuviera algo que ver con la ida que tenemos de fútbol, aparte del juego subterráneo. En la grada por supuesto continuaron con su particular orgía de improperios y amenazas. El técnico local, realizó tres cambios en el último cuarto de hora, antes de ser expulsado por doble amarilla. La contundencia defensiva de los locales tan solo fue castigada con 6 amarillas, además de las dos del técnico. Vamos, que le salió bien la apuesta a Radulovic, tras cuatro meses de ensayos.

 

Club Deportivo Mequinenza

Incani, Genís, Nil, Sanuy, Mahamadou, Guillém (Vallés 84’), Joel, Franc, Polo (Cartagena 78’), Abel (Ricart 70’) y Amine.

 

Andorra Club de Fútbol

David Jiménez, Villa, Gorgas, Úbeda, Manu Jo, Eloy (Richard 54’), Rafa Maldonado, Nacho Gómez (Toupane 72), Kasse, César y Diouf.

 

Fotos: www.mequinensa.com

 

Fran Almonda: «Ellos han sido muy efectivos, recuerdo pocas ocasiones del Mequinenza, aparte del gol. Nosotros hemos tenidos varias ocasiones, pero no hemos tenido suerte de que entraran».

 

 Pese al resultado y al ambiente hostil en la grada y en el terreno de juego el técnico del Andorra no se mostraba disgustado del todo: «En líneas generales el equipo ha estado más bien correcto. Con el gol de ellos nos hemos venido un poco abajo. También es cierto que nos hemos contagiado del juego directo del rival, pese a que nuestra idea era la de jugar con el balón por el suelo. Pero te vas metiendo en esa dinámica del partido y con el resultado en contra, terminas jugando bastante directo».

 

«La verdad es que no nos han salido las cosas. – continuaba Almonda – Recuerdo pocas ocasiones del Mequinenza, aparte del gol. Nosotros hemos tenido varias ocasiones con Nacho, Diouf y César, pero no hemos tenido la suerte de que entraran. Ellos han sido mucho más efectivos. Han tenido una, la han medito y han sabido defender el marcador y al final se han llevado el partido».

 

En relación al ambiente en el que transcurrió el partido, Almolda no quiso entrar en polémicas pero aún así reconocía que «La situación en la grada ha sido complicada, desconozco el motivo realmente, no lo sé. Nosotros hemos intentado estar calmados en el campo, jugar al fútbol que es lo que teníamos que hacer y al final las cosas no han salido como esperábamos. Ahora toca pensar en el Escalerillas el próximo domingo en el Endeiza».

 

Fuente: www.andorracf.com